Mucho se ha hablado sobre la nutrición y el huevo. En este artículo vamos a aportar algo de luz sobre los valores nutritivos presentes en los huevos, algunas afirmaciones que no son ciertas y datos sobre los diferentes tipos de beneficios que nos aportan los huevos dentro de una alimentación sana y equilibrada.

El huevo es un alimento sano y natural

Las características nutricionales más importantes del huevo son:

Nutritivo

El huevo es un alimento de gran valor nutritivo. Su contenido en proteínas, vitaminas y minerales, ácidos grasos saturados e insaturados, junto a otras sustancias no menos importantes para la salud humana, ha servido para que organismos relacionados con la nutrición y la sanidad consideren recomendable para una dieta variada y equilibrada.

Rico en vitaminas y minerales

Un huevo aporta cantidades significativas de una amplia gama de vitaminas (A, B2, B12, D, E, entre otras) y minerales (fósforo, selenio, yodo, zinc…). La acción antioxidante de algunas vitaminas y oligoelementos ayuda a proteger nuestro organismo de diversos procesos degenerativos (cáncer, diabetes, cataratas) y de las enfermedades cardiovasculares.

Proteínas: Calidad y cantidad

El huevo es un alimento de elevado contenido en proteínas de excelente calidad. Tan importante es el valor de la proteínas del huevo, que la Organización Mundial de la Salud las utiliza como patrón de referencia para determinar la calidad proteica de otros alimentos.

Importante fuente de colina

El huevo es una de las principales fuentes de colina, componente esencial en diversos procesos metabólicos, en la construcción de membranas y del neurotransmisor acetilcolina. Dado que han sido detectadas deficiencias de colina que llevan al padecimiento de deterioros hepáticos, de crecimiento, infertilidad, hipertensión, cáncer, pérdida de memoria, etc, se han fijado unas ingestas diarias adecuadas que quedan en gran medida cubiertas con el consumo de un huevo.

Bajo en calorías y equilibrado en grasas

El contenido energético del huevo es bajo (70Kcal. en un huevo M) y no favorece la obesidad. En el huevo la relación entre ácidos grasos insaturados (monoinsaturados -AGM- y poliinsaturados -AGP_), que protegen de las enfermedades cardiovasculares, y los ácidos saturados -AGS_, que son los que elevan el riesgo cardiovascular, es considerada más que aceptable y por tanto recomendable en términos de nutrición.

Alimento esencial en la dieta

En el periodo de crecimiento de los niños y adolescentes los huevos pueden contribuir en buena medida a cubrir los elevados requerimientos nutricionales del organismo. Las necesidades de nutrientes, y específicamente las de la colina para la construcción de estructuras del sistema nervioso, aumentan durante el embarazo y la lactancia. Un huevo aporta prácticamente el total de la colina diaria recomendada, además de otros nutrientes necesarios en estas etapas de la vida. El huevo es un alimento valioso para los ancianos por su valor nutritivo y por su fácil digestión y masticación. La hipercolesterolemia moderada parece no ser un factor de preocupación clínica en personas de edad avanzada, por lo que el consumo de huevos no debe ser restringido por su contenido en colesterol.